.: Novedades :..: Películas :..: Informes :..: Entrevistas :..: Videogames :..: Festival Montevideo Fantástico :..: Twitter :..: Home :..: E-mail :..: Imprimir Documento :.


Google
 

¿Por qué quebró McDonald´s en Bolivia?, de Fernando Martínez
LA RECETA PERFECTA

por AY (octubre, 2016)



El título de este valiosísimo documental puede llevar a pensar que, al mejor estilo Super Size Me (Morgan Spurlock, 2004), se critica a la famosa cadena de comidas rápidas, o, en la misma línea de Fast Food Nation (Richard Linklater, 2006), se refleja el proceso que transitó (y padeció) la comida chatarra, en su incursión esta vez por el país del altiplano, y en la reacción de sus habitantes, económica y socialmente.

Pero este trabajo apunta a otra cosa, enfocándose en lo que terminó siendo la carta menos esperada, que llevó al cierre de 8 locales que funcionaron a lo largo de casi 16 años, llamando la atención de publicistas y empresarios: la riquísima cultura de la cocina boliviana, que por tan solo un dólar le permite al consumidor llenarse con comida autóctona, a diferencia de los tres dólares que había que pagar por el menú más conocido de la famosa hamburguesería, que finalmente decidió retirarse del país del título en 2002 y de la cual se dice abrió un local en Santa Cruz hace menos de un año.

Sin embargo, esta obra prácticamente no la ataca, sino que deja entre líneas lecturas más bien sutiles, valiéndose del impresionante abanico de alimentos, ingredientes, tradiciones y rituales casi intocables que fueron trasmitiéndose de generación en generación en todo lo relacionado a la producción en Bolivia.

¿Por qué quebró McDonald´s en Bolivia? se centra en zonas de La Paz, Santa Cruz de la Sierra y Cochabamba (llegando incluso hasta Potosí, lugar de nacimiento de su realizador, Fernando Martínez), y por el mismo se aprecian testimonios de cocineros, nutricionistas, enólogos, historiadores, antropólogos, sociólogos, escritores, comerciantes, educadores, y en especial europeos que residen desde hace años en el país del título.

Los bolivianos no estábamos preparados para ese tipo de comida, tan diferente a la nuestra”, dice uno de los entrevistados. “El ritmo de vida no es el mismo que el de muchos países. Y los precios tampoco. El tiempo en Bolivia pasa un poco más lentamente. Y no es otra vida. Sólo la gozas un poco más. La vives”, señala otro. “Hay gente que recorre largas distancias para dar específicamente con determinado plato y en especial con la persona que sabe prepararlo, que sabe darle ese sabor tan buscado y que en otros países jamás lo encontrará.

Entre los abordajes realizados, el trabajo también se detiene en el tema del respeto a las tradiciones y la fidelidad hacia los platos típicos, que a veces chocan con la poca divulgación de la comida, en especial cuando los medios, en este caso la televisión, se inclinan más por la inclusión de modelos que tocan el tema “de oído” en los programas más vistos, en lugar de verdaderas especialistas, quienes por una cuestión de imagen son dejadas de lado.

Los pobrecitos son los que comen comida chatarra”, decía otro entrevistado. “Los insumos bolivianos no son comida de campesino o de pobre. Es de la más sana. No hay que sentir vergüenza por eso. Lo que tenemos es realmente de gran valor”.

De ahí también salen dos testimonios más de nativos del lugar, que quizás resuman mejor la respuesta para el título de este trabajo: “Nosotros no nos vamos a conformar con una carnecita con cebollas doradas. Los bolivianos somos de lo abundante, lo rico, lo colorido. Seguramente eso tuvo que afectar el cierre.”, decía uno de ellos, mientras otro sostenía que “las civilizaciones prehispánicas centraban sus maravillosas culturas en disfrutar. Nunca han trabajado para acumular, sino para tener lo suficiente y vivir bien.

Mención aparte merece el director Fernando Martínez, lamentablemente fallecido a los 38 años en un accidente, en diciembre de 2013 y justo cuando casi había terminado de rodar su largo de ficción Cuando los hombres quedan solos, donde sobrevolaba el tema de la dictadura militar. Martínez fue pieza fundamental al momento de impulsar la Ley de Cine en su país, al estimular la producción y el surgimiento de nuevos realizadores tanto para cine como televisión (en medio de una gran crisis del sector audiovisual), y al haber hecho, además, varias entrevistas para una serie de libros sobre destacados cineastas del cine boliviano. “Debemos creer en Bolivia, apostar por la formación que nunca tuvimos, y pensar que podemos hacer eventos buenos y profesionales, que marquen la pauta”.



¿POR QUÉ QUEBRÓ MCDONALD´S EN BOLIVIA? (Bolivia, 2011) – Guión y Dirección: Fernando Martínez. Duración: 76 minutos


.: Derechos Reservados :.