.: Novedades :..: Películas :..: Informes :..: Entrevistas :..: Videogames :..: Festival Montevideo Fantástico :..: Twitter :..: Home :..: E-mail :..: Imprimir Documento :.


Google
 

BASTARDOS SIN GLORIA


Título original
: Inglourious Basterds
País y año de producción: Alemania / Estados Unidos, 2009
Dirección: Quentin Tarantino
Guión: Quentin Tarantino
Con: Brad Pitt, Christoph Waltz, Michael Fassbender, Eli Roth, Diane Kruger
Duración: 153 minutos
Calificación: No apta para menores de 15 años
Género: Bélico / Drama
Sitio Web: http://www.inglouriousbasterds-movie.com/





Reseña argumental
: En el primer año de la ocupación alemana de Francia, Shosanna Dreyfuss (Mélanie Laurent) presencia la ejecución de su familia a manos del Coronel nazi Hans Landa (Christoph Waltz). Shosanna se escapa milagrosamente y huye a París, donde asume una nueva identidad como dueña y administradora de una sala de cine.

En otro lugar de Europa, el Teniente Aldo Raine (Brad Pitt) organiza un grupo de soldados estadounidenses judíos para llevar a cabo rápidos y sobrecogedores actos de castigo. Luego conocidos por sus enemigos como 'los bastardos', el pelotón de Raine se une a Bridget von Hammersmark (Diane Kruger), una actriz alemana que es una agente secreta, en una misión para eliminar a los cabecillas del Tercer Reich. El destino entra en juego bajo la marquesina de la sala de cine donde Shosanna está decidida a llevar a cabo su propia venganza…

Empleando un argumento de folletín de aventuras y elementos de propaganda bélica en dosis iguales, este nuevo film de Quentin Tarantino combina historias célebres, reales y fuera de serie de la Segunda Guerra Mundial.

Curiosidades: Aunque este film de espionaje y guerra usa el título de la película del director Enzo Castellari de 1978, "no es una nueva versión; es una cinta totalmente diferente para la cual Bastardos sin gloria únicamente sirvió de inspiración" sostuvo el propio Castellari, quien tiene una aparición especial en la película.

DUELO CON FILTROS

Una vez más Tarantino vuelve a plantear una historia sin muchas vueltas, una película dividida en episodios y donde la acción es lo de menos y las palabras valen mucho más. Y esos diálogos, jugosos, punzantes, que ya son marca registrada de sus trabajos, al igual que algunos planos, escenas y hasta atmósferas creadas en esta Bastardos sin gloria (2009), parten de un reciclaje compuesto por mucha televisión y cientos de películas vistas para homenajear esta vez al cine bélico, a los spaghetti-western, al cine italiano exploitation de los ´60 y ´70, a las femme fatale, y por qué no a sus queridas revistas pulp, entre otros personajes y especialmente realizadores. Claro que el toque pop y ese inconfundible cinismo hacen de su obra algo disfrutable tanto por críticos, aficionados e incluso ocasionales espectadores (jóvenes y adultos) cargados de alimentos y refrescos en las butacas.

Un folletín de lujo, en otras palabras. Y por ende una fantasía, o una comedia oscura que transcurre durante la ocupación Nazi en Francia, en la Segunda Guerra Mundial. Tarantino se vale aquí de hechos algo alejados de la realidad para ir cimentando una entretenida sátira, cargada de guiños, humor negro, violencia (con ocasional heroína incluida) y en especial mucha tensión y excelentes atmósferas. Y como con Tarantino nunca se sabe lo que puede pasar, con lo que va a sorprender, aquí tampoco hay códigos ni mensajes: una canción de David Bowie irrumpe tranquilamente, los personajes son casi caricaturescos (la mayoría sádicos), los combatientes judío-estadounidenses cobran un inusual protagonismo, y todos se mueven como en un universo paralelo, que le trajo algunas objeciones a la película.

Esta vez la inventiva de Tarantino viene acompañada por labores notables, especialmente la de Christoph Waltz, interpretando a ese nazi diabólico, maquiavélico y amenazante hasta en sus educados gestos y diálogos, que seguramente le puedan traer alguna nominación y hasta la estatuilla del Oscar en la próxima edición. Sin embargo, y al igual que en Triple traición (1997) y su largo Death Proof en Grindhouse (2007), su director se vale de decenas de millones de dólares para homenajear a grandes directores que en su momento disponían de muy bajos presupuestos para realizar trabajos que terminaron convirtiéndose en clásicos. Pero de cualquier manera el talento de Tarantino siempre asoma, continuando más vigente que nunca.

AY


.: Derechos Reservados :.