.: Novedades :..: Películas :..: Informes :..: Entrevistas :..: Videogames :..: Festival Montevideo Fantástico :..: Twitter :..: Home :..: E-mail :..: Imprimir Documento :.


Google
 

MALA RACHA ***


Título original
: Mala racha
País y año de producción: Uruguay, 2002
Dirección: Daniela Speranza
Guión: Daniela Speranza
Con: Walter Speranza, Eduardo Migliónico, Nadia Porley, Laila Reyes
Duración: 65 minutos
Género: Comedia / Drama
Sitio Web: http://www.suertempila.com.uy


Reseña argumental: La película cuenta cuatro historias de gente común y corriente, en el Montevideo de hoy, con un denominador común: la mala suerte. Un personaje, llamado el maestro de ceremonias, vincula las historias comentando las desdichas de esta gente, mientras prueba suerte en máquinas tragamonedas. Las historias son:

"Ejercicio de paciencia": Verano. Hora de la siesta. El barrio está tranquilo y es el momento ideal para limpiar el piso de la parrillada. Así al menos lo piensa su dueña, hasta que la llegada de un hombre algo extraño parece alterar, aunque no por mucho tiempo, la rutina prevista. Con la actuación de Lidia Chipas y Roberto Suárez.


"Un fracasado cualquiera": Limpieza general. Mudanza. Vaya uno a saber qué lleva a Horacio Martínez a tantos preparativos en su casa. Hoy es un día más, pero no un día cualquiera. Con la actuación de Mario Ferreira, Alex Borucki y Graciela Escuder.

"Por cuestiones del momento": Graciela, hija, esposa, madre y vecina casi perfecta, ha llegado a un punto en su vida en el que de repente todo parece venirse abajo. Con la actuación de Laila Reyes, Myriam Gleijer, Rosita Freiría, Nadia Porley, Eduardo Migliónico y Sergio Pereira.

"Breve historia de amor": Mariana ha recibido una mala noticia y como forma de evasión, de desahogo, de lo que sea, sale a la calle a caminar. En la rambla conocerá a Juan pero como dicen por ahí, “nada es para siempre”. Con la actuación de Rosana López y Leonel Pessina.

Mala racha fue ganadora del Premio FONA 1999 y del Fondo Capital 1999; además, Primer Premio Félix Oliver y Mejor Ficción de largometraje en el Espacio Uruguay del XIX Festival Cinematográfico Internacional del Uruguay, 2001.

Cabe destacar que el film - originariamente filmado en Betacam SP - será exhibido en formato DVD, manteniendo así la calidad necesaria de proyección para pantalla grande. Además, la entrada general para cualquier día y función será de solamente 30 pesos uruguayos.

Primer trabajo en ficción de la joven Daniela Speranza, quien ya ha dirigido numerosos documentales institucionales y micros para TV Ciudad, además de haber sido la asistente de dirección de La historia casi real de Pepita, la pistolera (Beatriz Flores Silva, 1993) y Patrón (1995).

DESTINO BURLÓN

Los trabajos uruguayos siguen sorprendiendo y ya no amenazan con ser lo que de vez en cuando eran: simples demostraciones de que fulano de tal ES un director de cine. Cuatro historias donde la mala liga de los protagonistas es el gran factor común. Como en Llamada para un cartero (Brummel Pommerenck, 2000), no hay interés especial en comunicar algo estrictamente conceptual, sino tan solo narrar y dejar que las cosas pasen, pero a través de un filtro muy bien concebido por Daniela Speranza, donde la imagen se ajusta más al sentir de sus personajes y no tanto al contexto por donde transitan.


Se captan expresiones y reacciones de todo tipo, se juega con el humor negro (la primera historia) y el azar (la segunda, muy bien Mario Ferreira), con las malditas casualidades (la tercera, quizá la mejor, con una muy buena actuación de Laila Reyes) y la mala suerte total (la cuarta). La ausencia de sonido tiene su peso gravitante, claro, sobre todo en "Un fracasado cualquiera". Por momentos uno no puede olvidar el clásico cuento "Rodríguez", de Paco Espínola en "Ejercicio de paciencia", donde un joven se luce con demostraciones sobrenaturales para llamar la atención de una mujer, en principio indiferente a las palabras del supuesto cliente.

Puede que esa mala racha del título original sea uno de los ingredientes de nuestra cultura, a veces tan defendida y en otras tan criticada. Puede que el uruguayo sea un tipo bastante pesimista y en vez de ver el vaso medio lleno lo vea medio vacío, o bien que diga ante una situación adversa "pucha, qué mala liga" en lugar de "bueno, otra vez será; habrá que seguir luchando". Vaya uno a saber. Lo cierto es que Mala racha (2002) confirma no solo la buena pasta de su directora sino también que las obras uruguayas están madurando, buscando formas, estilos, comunicación y, sobre todo, ganas de progresar en campos donde los artistas se sienten a gusto con lo que hacen, más allá del difícil terreno económico.

AY

.: Derechos Reservados :.